Espacio escénico en Vera

Alemania. 2015

En las construcciones que albergan espacios escénicos se produce una singular dualidad entre dos tipos de espacios contrapuestos: la torre de escenario frente a la sala de espectadores con sus vestíbulos. Concentración e introversión frente a movimiento, dispersión y extroversión. Los mismos usuarios pasan, desde su llegada al edificio, alternativamente de una situación a otra; espera previa, función, descansos, función, salida… Nuestra propuesta quiere acomodar esta dualidad de situaciones en dos contenedores contrapuestos. Los espacios de sala y vestíbulo se apilan en un pabellón abierto al municipio por todas sus caras. La torre escénica, por el contrario, es un volumen cerrado, ensimismado, que se dispone desplazado respecto de la gran cubierta de la sala para adaptarse a la geometría del solar. Esta dualidad será también visual: el mirador sobre el futuro paseo y carretera de Águilas, frente a la caja ciega, la linterna junto a la piedra… Además, una volumetría como ésta, voluntariamente fragmentada, en la que sólo se asoma el vuelo de la cubierta al futuro paseo tiene más posibilidades de encajar naturalmente en el nuevo paisaje urbano por construir de Vera con una escala de ciudad propuesta por la UA7 de dos plantas de altura, además de la topografía casi plana del solar.El prisma que contiene a la sala de espectadores y al vestíbulo se sitúa paralelo al futuro paseo y alineado con el retranqueo propuesto por la UA7. El vestíbulo se coloca al final rematando el pabellón para además marcar la direccionalidad del edificio hacia la carretera de Águilas. Sobre esta línea retranqueada se prolonga el vuelo del pabellón para dar cobertura a un podium de entrada lateral que nos lleva hasta el vestíbulo en la zona más abierta cercana a la futura rotonda. En la medianera de la manzana se construye una pieza lineal de una sola planta de altura para destacar así la forma de pabellón de la sala. Esta pieza contiene los usos de apoyo a la sala.Se conforma así un edificio en tres piezas con tres contenidos claros y diferenciados. La torre de escenario, más alto, ciego y cerrando la calle trasera, se desplaza de la cubierta de la sala para enfatizarla. La sala de espectadores y vestíbulo, con una altura similar a la que propone la UA7, su cubierta vuela para cubrir un espacio semipúblico, antesala del vestíbulo. Así se consigue el necesario carácter de edificio público. Y la pieza de apoyo a la sala, de una sola planta, para marcar el encuentro de la medianera y conseguir que el pabellón tenga un aspecto de edificio exento. Esta pieza tiene una planta de sótano para los usos principales de los actores.